1500 ejemplares de relojes de sol

Todos los gallegos, y amantes del patrimonio en general, tenemos un motivo para alegrarnos. Hemos  alcanzado en el inventario la cifra de, nada menos, 1500 relojes de sol, repartidos a lo largo y ancho de nuestra querida Galicia.

No es que podamos presumir de tener mucho sol, pero sí de ser ésta una tierra de mucho granito y de grandes canteros que trabajan la piedra. Si algo tiene de bueno esta piedra es que el paso de los años, aunque causa desgaste, le afecta muchísimo menos que otras piedras de arenisca encontradas en otros puntos de España.

Podemos concluir que la densidad de relojes de sol es directamente proporcional a la cantidad de granito y de canteros existente. Pontevedra se pone en cabeza en este sentido. En la provincia de Lugo podemos constatar mayor abundancia de relojes grabados en losas de pizarra por ser éste un material más abundante.

Pero aún queda mucho territorio sin explorar. El descubrimiento de los 1500 relojes de sol no ha sido fruto de un día, sino de la constancia de muchos años. Y por supuesto no ha sido solo trabajo de una sola persona. Basanta fue el pionero, luego surgió la asociación CADRANTE, después este blog… Son muchas las personas que han participado, cada una aportando su granito de arena. Yo soy solo una aglutinadora de todo ese trabajo.

Esto no se queda en un punto final si no en un suma y sigue. Necesitamos tu ayuda para poder conocer todo ese patrimonio escondido. ¿Cómo puedes hacerlo? Consulta el apartado Cómo colaborar. Puedes mandar una foto de un reloj de sol que conozcas, o cualquier dato acerca del mismo al formulario de contacto del menú superior. Si se trata de algún reloj de sol que no aparezca localizado en el mapa, genial, pero también nos interesa fotos de los demás relojes. No tenemos vista detallada de la totalidad de relojes inventariados y el tiempo disponible para visitarlos todos es limitado.

¡Cualquier ayuda será bien recibida!

Anuncios

Reloj de sol analemático de Guitiriz

Hoy os presento un reloj de sol interactivo. Se trata de un reloj de sol analemático. El plano donde están marcadas las horas se sitúa en el suelo y es la propia persona la que hace las veces de gnomón al proyectar su sombra.

Está situado en la Plaza del Sagrado Corazón, en Guitiriz, delante de la iglesia parroquial.

Hay que tener en cuenta que los relojes de sol se valen del movimiento aparente del sol en el firmamento, pero debido a la inclinación del eje de le Tierra, el recorrido que el astro rey efectúa no es el mismo durante los 365 días del año y por tanto las sombras consecuentes serán distintas. En la mayoría de los casos, para solventar este problema y que el reloj dé una hora correcta, se calcula la latitud del lugar y se coloca el gnomón con una inclinación de acuerdo con ella, es decir, de modo que quede paralelo al eje terrestre.

En los relojes de sol analemáticos se adopta otra solución. Esto es, cambiar la posición del gnomón para compensar la posición relativa del sol. Así será el propio observador quien, en función de la época del año, se situará en una posición diferente.

El observador se ha de situar dentro de una curva en forma de 8 llamada analema para obtener el tiempo solar medio.

Las cifras horarias están distribuidas a lo largo de una elipse cuyo eje menor se orienta N-S, es decir, en paralelo al meridiano local. Dado que la hora oficial se rige por el meridiano de Greenwich hay que tener en consideración la diferencia de tiempo. A su paso por Guititiz, el sol lleva un retraso de 32′ sobre el meridiano 0, o lo que es igual, nuestros relojes modernos marcarán 32′ más.

Para el caso del reloj analemático de Guitiriz se han desplazado las cifras horarias en la elipse periférica de modo que queda corregido para el meridiano local. Las cifras aparecen en numeración arábiga e inscritas en círculos. Se acompañan de los puntos cardinales.

En cualquier caso debemos tener en cuenta por último el desfase horario de la hora local y la hora legal, sumando 1 hora ó 2 según nos encontremos en horario de invierno o de verano. Así nos lo recuerda el analema donde está marcado también un calendario.

Señalar que en caso de que el sol esté muy bajo, es posible que nuestra sombra se quede corta para marcar la hora y en ese caso deberemos estirar nuestro brazo.

Hasta la fecha solo conozco otros dos ejemplares de relojes de sol analemáticos en Galicia: uno en el IES Agra de Leborís (Laracha) y otro en el Paseo del Malecón (Barco de Valdeorras). ¿Conoces alguno más?

Coordenadas Google maps: 43º 10′ 57.10″, -7º 53′ 42.10″

 

Un año de andadura

Ya ha pasado un año desde que publiqué la primera entrada del blog. Hasta la fecha yo había sido una mera espectadora pasiva en lo que a Internet se refiere y a lo sumo mi actividad se había limitado a dejar algún comentario en algún foro.

Pero entonces apareció la posibilidad de aprender a diseñar un blog a través de un curso gratuito organizado por las bibliotecas municipales de A Coruña, gracias Yunny por ser tan magnífica profesora y hacer un curso tan ameno, y comencé mi aventura como bloguera. Empecé a compartir con el mundo toda la información que había ido recopìlando a lo largo de muchos años sobre un hobbie un tanto particular: los relojes de sol de Galicia.

Y mis expectativas se vieron superadas con creces. A pesar de ser un blog modesto, y ser consciente de que el tema no es de interés para grandes masas, tengo mi público. Han sido más de 6800 visitas repartidas en 36 países de todo el mundo. Estoy feliz!!!

gracias

Quiero dar las gracias a todos los que me habéis visitado y a los que me seguís. Sin vosotros nada de esto tendría sentido.

Gracias también a todos los que me habéis enviado o cedido fotos, gracias a los que me habéis facilitado algún dato nuevo o simplemente me habéis animado a seguir. Gracias a CADRANTE, Asociación Amigos dos Reloxos de Sol por toda la información aportada, y especialmente a Joseph, por estar ahí apoyando y echando un mano a mano en la búsqueda incesante de más relojes de sol.

Gracias a todos y espero que sigáis visitando el blog. Intentaré estar a la altura de vuestras expectativas.

Hasta la próxima entrada. Nos vemos.